13 enero 2022

Patio de luces 2


 


Foto 2 Día.

Se ha ido haciendo el día y la actividad vecinal comienza a dar señales de vida.

Las primeras coladas ya cuelgan de las cuerdas a la espera del sol y el viento.

Los primeros sonidos procedentes de las cocinas y los cantos de algunas vecinas ya se dejan oír por todo el patio.


10 comentarios:

  1. Excelente esa nueva versión del patio de vecinos. La luz y la vida comienzan a aparecer y la luz y los reflejos también son muy distintos.
    Un fuerte abrazo Luis

    ResponderEliminar
  2. Cambia el ángulo, pero sobre todo cambia la luz, y con ella los detalles de esa fábrica de ladrillos, se aprecian los efectos del paso del tiempo sobre ella, aparecen los colores, esa ropa tendida que nos da pistas de los vecinos de ese patio, otros signos de vida como ese cestillo para las pinzas, esos paños de cocina puestos a orear... Vamos, que me ha gustado la foto

    ResponderEliminar
  3. Como la luz y el tiempo pueden dar ludar a distintas versiones de un mismo lugar. La vida se mueve en el patio de vecinos.
    Un abrazo y cuidate.

    ResponderEliminar
  4. Un diario que no se cuenta pero merece la pena enseñar. Es nuestro día a día, del que muchas veces nos quejamos y otras tantas más echamos de menos cuando no lo tenemos.

    Me encanta esta historia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Segundo día y hora diferente. La ropa tendida muestra la vida y trajín de un edificio, piso o casa. Me gusta
    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. You don't see this in Finland. I think that way of drying laundry is very exotic.
    I like this photo a lot.

    ResponderEliminar
  7. Una serie muy interesante con distintos puntos de vista sobre un mismo escenario. Es casi como un estudio sociológico.
    Un abrazo, Luis.

    ResponderEliminar
  8. Ah---- It continues. I like this one. In a very good way it reminds me of the truly excellent set created for Hitchcock's "Rear Window".

    ResponderEliminar
  9. Las cuerdas físicas son aquí más evidentes, como también lo es la foto en sí pesa a lo que oculta tras las ventanas: la luz se enreda en las cuerdas y en los cristales y deja más al descubierto, aunque solo en la superficie. Por su parte, las palabras se esconden. El notario ha querido ser más escueto y va dejando hablar más y más a la imagen que dice más y más. Entre quizás y quizás, la palabra y la imagen dialogan con un lenguaje que va más allá de sí mismo.

    Abrazo grande, Luis

    ResponderEliminar
  10. Muy buena muestra lo cotidiano. Un abrazo

    ResponderEliminar

Comentarios