23 feb. 2016

La fotografía como memoria



    En el pasado mes de septiembre, guiado por la mano de mi gran amigo Arturo, conocedor de estas tierras almerienses como de la palma de su mano, realicé una serie de fotos por la sierra de Almanzora y la Sierra de Filabres.
   Pretendía localizar un antiguo poblado (barrio, lo llaman allí) minero, Las Menas.  
   Mi buen amigo me llevo a recorrer aquellos parajes por los que la historia había escrito algunas páginas de la dura vida de los mineros.
   Durante un fin de semana largo, caminamos localizando lo que queda hoy de aquellas casas, de aquellos caminos por los que transcurrió, en algún momento de la historia, la vida de los trabajadores de las minas. 
   Con estas fotografías solo quiero rendir un humilde homenaje a aquellos abnegados trabajadores que día a día se jugaban la vida entrando en las galerías con el único propósito de arrancar a las entrañas de la tierra un poco de mineral de hierro.
   Quiero agradecerle desde aquí a mi amigo Arturo, la oportunidad que me brindo con su esfuerzo, gracias al cual pude documentarme para realizar este trabajo.


14 comentarios:

  1. magnifico tirabajo y projecto! Me gustati a ver todas las fotos.
    Saludos t un abrazo
    Marco

    ResponderEliminar
  2. Con la primera entrega ya despertaste mi interés.

    Y con interés seguiré las siguientes.

    Un abrazo Luis.

    ResponderEliminar
  3. Una foto con mucho dramatismo, parece un pueblo destruido por una guerra, más que abandonado. Lamentablemente, una imagen muy frecuente en nuestra geografía.

    El blanco y negro me parece perfecto, con ese aura como de ensueño que le has dado.

    Enhorabuena, Luis. A ver el resto de la serie. Desde luego, el viaje mereció la pena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Espléndido encuadre y un excelente procesado muy apropiado al tema que tratas.
    Espero con atención ver mas imágenes de esta serie.
    Un fuerte abrazo Luis

    ResponderEliminar
  5. A mi me parece sobrecogedora... Muy buena..

    ResponderEliminar
  6. Estos pueblos abandonados siempre despiertan curiosas sensaciones. Me gusta mucho esta niebla que parece que vaya tomando el pueblo, como la niebla del olvido.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Son proyectos estupendos que merecen la pena meterse
    en ellos, siendo a la vez un complicado ejercicio.
    Estupendo Luis.

    ResponderEliminar
  8. Paisaje y ruina fundidos en armonía, tal vez como solo se funden el tiempo y el olvido.

    ResponderEliminar
  9. La meòria hisórica es algo que deberia transmitirse de generación en generación.
    Un abrazo Luis

    ResponderEliminar
  10. Qué guapa Luis, tanto el encuadre como el procesado son una maravilla, la niebla que baja de la montaña es estupenda. Un sitio con mucha historia que esperemos tengamos más imágenes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Una historia y una foto magnífica, no sabía que te eras de Almería (a lo mejor no es así), mi madre es de allí, de un pueblecito junto a la Sierra de María. La fotos es increíble. Esa niebla del fondo, esos árboles alargados, la ruina, me encanta, remonta a otro tiempo, a un mundo desaparecido. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  12. Este é o meu "Habitat" Maravihla de foto Luis.

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué suerte tuviste! poder recordar y fotografiar estos restos de una historia no tan lejana. Me gusta mucho la foto.
    Salu2

    ResponderEliminar
  14. Qué afortunado fuiste en recorrer ese gran paisaje almeriense lleno de historia. Con esta historia y la espléndida edición has hecho una entrada de lujo. Soberbia por todos los lados. Enhorabuena !!!
    Un abrazo, Luis.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.