29 ene. 2016

Fin a estas miradas encontradas.


12 comentarios:

  1. Que entrañable la foto!!! Con ese pájaro tan bien captado en el aire. Además la mirada del señor, sin duda con una sensibilidad especial con los animales, tiene una ternura especial. Me encanta.

    ResponderEliminar
  2. En un instante preciso captaste tanta belleza e intensidad de la vida.

    Bárbaro, Luis :)))

    ResponderEliminar
  3. El momento decisivo, Luís.

    ResponderEliminar
  4. Ostras Luis!! Menuda foto no? Una instantánea de esas que te dejan satisfecho. A que si? Es que me encanta y no ne canso de mirarla, todo está bien y en su sitio, la mirada del señor, el pájaro ... wow
    Un fuerte abrazo y buen finde :)

    ResponderEliminar
  5. Sostiene, que no dirige, al gorrión con la mirada. Un mago improvisado que no es consciente de serlo.

    Genial, Luis.

    ResponderEliminar
  6. Un momento mágico, el gesto de su cara denota la satisfacción y la alegría de vivir la libertad de ese gorrión.
    Magnífica serie nos mostraste Luis.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. Uuuuf, pues vaya pedazo de fotografía que te has guardado para dar por finalizada la serie!!!...es realmente un momento lleno de magia, mi más sincera enhorabuena...por esta y todas, me han encantado, aunque no te haya comentado en cada una...siempre voy de aquella manera, ya nos conocemos, sorry!!!

    Un enorme abrazo, amigo...y gracias, muchas gracias por tus palabras, eres muy amable conmigo y todo un estímulo e inspiración, gracias!!! ;)

    ResponderEliminar
  8. en Argentina los gorriones son más salvajes. Es imposible conseguir que vengan a comer de la mano de uno. Hermosa la mirada, parece estar en verdadera comunicación con el pájaro!

    ResponderEliminar
  9. Joder Luis vaya pasada, este final de serie es tremendo no podría ser mejor, lo tiene todo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. El instante que has atrapado en este retrato encaja perfectamente con la actitud y mirada del personaje. El gorrión, pese a ser un ave urbana y muy dependiente del hombre, sigue siendo por naturaleza esquivo y desconfiado, razón por la que comer de su mano dice mucho en favor del modelo.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  11. Geniales miradas, Luís, las vamos a hechar en falta.

    ResponderEliminar