6 abr. 2016

Nada es nuestro aunque habite con nosotros


14 comentarios:

  1. El graffiti y el anciano, me sugieren cierta contradicción, o por lo menos algo como mundos paralelos, que creo es lo que se deduce del título.

    Me llama la atención este rótulo, que percibo muy castizo, "Llamamos grua, incluido noches y festivos", solo falta añadir "también Navidad y Fin de Año" ;)

    ResponderEliminar
  2. Qué buena fotografia Luis! esos opuestos en la escena la hacen aún más atractiva. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. Gran verdad, amigo, esa frase... Una imagen que produce escalofríos... Tremenda en la soledad que nos transmite

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Excelente Luis, soledad, terrible soledad nos muestras con un estupendo ByN.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  5. Y el tiempo habita en nosotros... y es lo que menos poseemos!

    Besos,

    ResponderEliminar
  6. El mundo de la calle, con sus contradicciones y sus soledades.
    Un abrazo, Luis.

    ResponderEliminar
  7. Son las realidades urbanas, naturalezas muertas,
    paseantes de la ciudad, en el imperio de las
    señales, simbologías etc. un mar donde nos sumerges
    con el realismo de tu fotografía.

    ResponderEliminar
  8. Qué buena imagen Luis, llena de estupendos detalles y quien más, quien menos, traerá recuerdos de algún ser querido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Conmovedora imagen. La vida en la recta final, preparado para dejarlo todo, ya que "nada nos pertenece".
    Me gusta la composición de la escena con el graffiti de fondo. Dos mundos que se contraponen !!!
    Un abrazo, Luis !!!

    ResponderEliminar
  10. Imagen de soledad, una de las situaciones más tristes que nos toca vivir.
    El B/N, descomunal como de costumbre.
    Un abrazo Luis

    ResponderEliminar
  11. Me atraen las fotos de grafitis. Yo soy muy aficionado a ellas. De hecho, cuando me casé, mi mujer y yo, contratamos un reportaje fotográfico -los dos rigurosamente tradicionales- con fondos de grafitis contraculturales, anarquistas, comunistas, porreros.

    El arte urbano es un marco extraordinario para estos contrastes y para generar retórica visual como la que plantea tu foto: un juego entre la dinamicidad de las letras del grafiti y la artrosis que se intuye en el hombre que se apoya en un bastón para caminar con esfuerzo. La fuerza de la contracultura en las paredes y la realidad del tempus fugit de la imagen del hombre que camina hacia el ocaso de la vida. Yo cuando mi madre estaba próxima a la muerte, ya te conté, la llevaba a fotografiarla con grafitis, Tienen algo como plástico y yo diría que espiritual. El ochenta por ciento son pura basura pero hay muchos que son muy válidos. Nos acompañan en las ciudades, las hacen humanas. Son escrituras feéricas ante las que se contrastan nuestras figuras tambaleantes. En definitiva en la imagen se contrapesan, eros y thanatos en un juego visual. Aunque, sospecho, que en color esta foto hubiera sido más expresiva. El grafiti es tan plástico y cromático que retirarle el color... Pero ¿qué digo? Anda que no he hecho fotos en blanco y negro a grafitis en mi etapa de fotógrafo callejero.

    Un abrazo, Luis.

    ResponderEliminar
  12. Un excelente foto callejera. Me gusta y el b&n le sienta a la toma estupendamente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. La fotografía impresiona, que es lo que de algún modo interesa, el que produzca algún tipo de sensación en quien la observa.
    El abuelo, camina; cuesta abajo, pero camina; en el horizonte de su vida, pero camina; arrastrando los píes, pero camina; apoyándose en su bastón, pero camina; sólo ante la vida, pero camina; ante la barbarie, pero camina; doblado por el peso de los años, pero camina. Lo importante es que camina.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar