2 mar. 2016

La fotografía como memoria y VII




   Y para finalizar este trabajo... un poco de lucha de clases.
   El tiempo, ese viento imperceptible que todo lo desgasta a su paso, en ocasiones también nos deja al descubierto las diferencias sociales y nos permite comprobar cómo la vida no es igual para todos, según de quien se trate.
   Las ruinas son, han sido y serán, para aquellos que se dejan la vida en su trabajo gracias al cual sobreviven. 
   Los que dan esos trabajos “ruinosos” se parapetan contra el olvido y el paso del tiempo, logrando perdurar.
   Estas últimas fotos, bien lo demuestran.

   La casa del Patrón se mantiene prácticamente intacta en su construcción mientras las de los trabajadores apenas mantienen un recuerdo de aquello que fue. Hoy solo son un montón de piedras que han dejado evaporarse las vidas de quienes las construyeron con sus propias manos.
Gracias a todos por vuestros comentarios. Un abrazo     

13 comentarios:

  1. Una pena que termine esta hermosa serie, tanto por tu gran narracion y documento de cuánto aconteció y queda con sus restos aunque sean clasistas y diferenciales como nos muestras hoy.
    Ha sido una serie de fabulosas imágenes en BN
    Felicidades por estas fotografías con memoria y por haberlas compartido
    Un fuerte abrazo, D. Luis

    ResponderEliminar
  2. Qué buenas Luis, son una belleza, los procesados son prefectos con unos b/n tremendos. La primera es una maravilla pero al ver la segunda y leer tu acertado comentario se ve desde otra perspectiva menos atractiva...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Ay! No son los mismos materiales los que usan unos y otros pero al final... todo va al mismo sitio. Magnífica serie, pena que se termine.
    Salu2

    ResponderEliminar
  4. Ruiny też są fotogeniczne. Podoba mi sie drugie zdjęcie. Pozdrawiam

    ResponderEliminar
  5. Un magnifico reportaje además de bien documentado.
    En estas historias siempre es lo mismo, la resignación
    y culpabilidad del pobre: “No has triunfado eres culpable
    de lo que eres.

    ResponderEliminar
  6. Muy ilustrativa tu segunda foto de hoy, Luís. Distintas clases sociales, distintos materiales de construcción, distinto porte, estilo y alturas en la edificación. Si es cierto que el viento y el tiempo tratan a todos por igual, y parece que ya ha pasado bastante, las diferencias en su época debieron ser abrumadoras. Nada distinto, sin embargo, de lo actual.

    Un reportaje muy interesante, Luís. Lo he seguido con mucha atención, he disfrutado y he aprendido de tus explicaciones. Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  7. Y supongo que en el interior habrá más muestras de esas diferencias que se aprecian por fuera.
    Un gran trabajo el que has realizado con esta serie, Luis.
    Enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Esplendido tratamiento, B/N siempre en su justa medida, acorde con lo que quieres expresar.
    Gracias a ti Luis, por permitirnos disfrutar de tu trabajo con esta magnífica serie de imágenes y relatos.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  9. Son estupndas Luís, especialmente la de mas arriba. La fotografía como memoria. Buen título

    ResponderEliminar
  10. Formidables imágenes, muy especialmente la primera. Ha sido una série magnífica, no solo por las impecables fotos que nos has mostrado, sinó que además, por las grandes histórias que hay en cada una de ellas.
    Un fuerte abrazo Luis

    ResponderEliminar
  11. Además resulta bastante significativo la colocación de las casas: unas arriba y otras abajo. Una serie muy interesante, Luis.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Magnífico colofón para tu trabajo documentalista, has tocado muy bien los temas clave para hacernos una formada idea de lo que es y de lo que fue en otros tiempos.

    Un abrazo y enhorabuena, Luis.

    ResponderEliminar
  13. Un buen contrapunto para poner fin a esta magnífica serie.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar